Sistemas de potabilización del agua.

 

Parásitos, bacterias y virus están muchas veces presentes en el agua. Cantidad de enfermedades infecciosas importantes se transmiten a través del agua y alimentos contaminados, (Giardiasis, Hepatitis, Salmonella, Difteria, Tifus, etc.) para los viajeros, el principal problema sanitario suele ser el asociado con el agua y los alimentos contaminados. Siempre se debe tratar para potabilizarla el agua de dudosa calidad antes de utilizarla o beberla. Agua potabilizada = salud.

 

 

En viajes o actividades al aire libre, las opciones más prácticas  para potabilizar el agua son:

 

  • Utilizar un filtro purificador de microfiltración
  • Utilizar un tratamiento químico biocida en pastillas o gotas
  • Hervir el agua entre 15 y 30 minutos

 

Filtros: Cuando el agua que sale por el grifo o la que corre por el rio o el estanque de donde vamos a proveernos tiene un ligero color amarillo o marrón porque está sucia o con sedimentos en suspensión, se hace necesaria la utilización de un buen filtro para limpiarla de las impurezas y microorganismos que pueda contener.*

 

Tratamientos químicos: Si el agua es clara y transparente pero procede de una fuente que puede resultar poco fiable, por seguridad es necesario tratarla con pastillas o gotas de una agente químico potabilizador para eliminar posibles microorganismos patógenos causantes de múltiples enfermedades.

 

Hervir el agua: En la mayoría de las ocasiones se hace muy complicado poder hervir el agua durante casi media hora por lo que esta es una opción poco operativa en la práctica, además hervir el agua tiene la desventaja de que no proporciona protección contra la recontaminación.

 

*Nota: En aguas de muy mala calidad es buena idea añadir un potabilizador químico una vez filtrada el agua previniendo la presencia de virus que los filtros no eliminan por su pequeño tamaño.